jueves, 28 de abril de 2016

Con una ubicación estratégica aprovechada en el pasado en trascendentes hitos históricos, Tordesillas sigue siendo hoy una de las ciudades más importantes de Castilla y un destino turístico con propuestas culturales y también de actividades en contacto con la naturaleza.

Edificios como el Real Monasterio de Santa Clara, antiguo baluarte defensivo durante las invasiones musulmanas, la Iglesia-Museo de San Antolín y la iglesia gótica de Santa María, son solo algunos de los monumentos interesantes para conocer en tu visita a Todesillas.

Se suman a los edificios religiosos otros de interés histórico como las Casas del Tratado, declaradas Bien de Interés Cultural y compuestas por dos palacios unidos que fueron llamado de esta forma porque allí se firmó el Tratado de Tordesillas de 1494, época en que España y Portugal fijaron el reparto de los territorios que se iban colonizando en el Nuevo Mundo.


La ciudad de Tordesillas conserva algunos vestigios de la muralla de piedra que rodeaba la villa además de un puente medieval que originalmente tenía un castillo de defensa. Todo el puente fue construido en piedra de sillería y se distinguen diez arcos, en tanto que el entramado urbano se organiza a partir de dos calles que terminan en la plaza Mayor con una estructura que data del siglo XVII.

Durante un fin de semana en Tordesillas también podrás disfrutar de la excelente gastronomía de la ciudad tanto en mesones, restaurante y bares donde sirven comida tradicional y platos especiales como el gallo turresilano preparados con una receta muy antigua que ha pasado de generación en generación.

Y si lo tuyo es la naturaleza no dejes de hacer una visita a las Riberas de Castronuño un extenso territorio que engloba el tramo del río Duero que comprende los términos municipales de Tordesillas, Torrecilla de la Abadesa, Pollos y Castronuño.

Este es uno de los espacios más singulares de Valladolid y forma parte de la Red de Espacios Naturales(REN) de Castilla y León, un lugar donde podrás disfrutar de los bosques donde abundan chopos, sauces y fresnos, además de su gran riqueza faunística principalmente diferentes especies de aves.

jueves, 31 de marzo de 2016

Vía verde de la Sierra

La Vía Verde de la Sierra tiene como peculiaridad el hecho de que por su largo trazado nunca pasó un tren, siendo un recorrido de unos 36 kilómetros acompañado de bellos paisajes al pie de las sierras más meridionales de la península ibérica y entre pintorescos pueblos.

Se trata de una ruta realmente excepcional que discurre paralela a diferentes ríos, además de pasar por espectaculares lugares naturales de las Sierras Béticas como el peñón de Zaframagón, una de las más grandes reservas de buitres de Europa.

Los municipios que atraviesa esta Vía verde de la Sierra son el de Olivera, Coripe, Puerto Serrano, Montellano y El Coronil y se trata de una ruta considerada como de las mejores de toda España con un nivel de accesibilidad de dificultad media.

También la Vía verde de la Sierra alberga un importante patrimonio cultural conformado por iglesias, castillos y yacimientos arqueológicos que el viajero podrá descubrir en los distintos pueblos. Esta ruta cuenta con una buena infraestructura tanto para quienes decidan hacerla a pie, en bicicleta o en coche. 

Durante todo el recorrido el viajero encontrará áreas de descanso, zonas de aparcamiento, fuentes, hoteles, restaurantes, centros de interpretaciones y áreas infantiles, y en la Estación de Zaframagón, también podrán visitar un Observatorio Ornitológico y Centro de visitantes. 


La Vía verde de la Sierra es una ruta que comienza en la vieja Estación de Olvera, donde hoy funciona un hotel y un restaurante. Durante el primer tramo el recorrido es de unos tres kilómetros que conservan aún algunos túneles y hasta el antiguo vial pecuario Colada de Morón.

El siguiente tramo de esta Vía se realiza sobre la loma que sirve como separación las cuencas de los ríos Guadalporcún y Guadamanil, un trazado que prosigue por un paisaje ondulado y atravesando varios túneles hasta llegar a la Estación de Navalagrulla, con varias fincas ganaderas que acompañan el entorno de la Vía hasta llegar al Peñón que en su flanco oeste ofrece una postal increíble gracias a las aguas del Guadalporcún, que han formado un angosto paso conocido como El Estrechón.

Ya en el kilómetro 15,5 aparecerá la Estación de Zaframagón y el Peñón de Zaframagón, un edificio ya rehabilitado y en el que funciona hoy el Centro de Interpretación de la Vía Verde de la Sierra. Aquí el visitante podrá consultar paneles informativos con los distintos parques naturales de Andalucía.

La ruta continúa hasta llegar a la Estación de Coripe y después a la Estación de Coripe, rehabilitada como un Hotel-Restaurante. Después de dejar atrás el túnel del Galletón Km 28, la Vía comienza a discurrir sobre el río Guadalete en una sorprendente balconada, continuando hacia el paso sobre el Arroyo de los Azares, situado en el Km. 30,1 y más adelante el paraje de Los Llanos de la Reyerta. 

La ruta finaliza en la antigua Estación de Puerto Serrano, cuyo viejos edificios han sido rehabilitados y funciona un pequeño hotel y restaurante para los viajeros que culminan aquí su viaje.