domingo, 28 de septiembre de 2014

Sacedón, Guadalajara

A orillas del Mar de Castilla, nombre popular con el que se conoce los embalses de Entrepeñas y Buendía, se encuentra la localidad de Sacedón, en la provincia de Guadalajara, una estratégica ubicación que ofrece tanto propuestas de turismo rural como cultural e infinidad de actividades de ocio.

Muchos de los turistas que llegan a Sacedón los hacen en busca de practicas actividades como la pesca, piragüismo y vela, además de disfrutar de rutas de senderismo alojándose en alguna de las pintorescas casas rurales que existen en la zona.

Sin embargo, Sacedón también es un destino ideal para los amantes del arte y la cultura con un rico patrimonio religioso que incluye la Iglesia de la Virgen de la Asunción construida en el Siglo XVII y la ermita barroca de Santa Cara de Dios, además de la de la Virgen del Socorro y el Monasterio de Monsalud que data del siglo XII.


El embalse es una gran obra de ingeniería situado en la localidad de la Alcarria Baja, aprovechando el cauce del Tajo a su paso por Guadalajar, construido a mediados del siglo pasado junto a otras obras similares que forman el llamado Mar de Castilla.

Para los amantes del senderismo, existe una bonita ruta que discurre a lo largo de los embalses de la zona, siendo un camino de dificultad baja y que puede recorrerse con facilidad, disfrutando de la magníficas vistas que ofrece toda esta área.

También la caza de especies como la perdiz o el jabalí representa un atractivo turístico adicional en la zona, sumándose a esta actividad la escalada gracias a las formaciones naturales en parajes como el de Entrepeñas.

Además de las casas rurales que existen en la zona también está el Camping Municipal de Sacedón, situado junto al pantano de Entrepeñas y cerca de los de Buendía y Bolarque, ideal para quienes desean disfrutar de la naturaleza al máximo además de visitar las ruinas de las ciudades romanas y monasterios cercanos.



viernes, 26 de septiembre de 2014

Hotel Rural Aldea Roqueta

Nada mejor que unos días descansando y disfrutando de la naturaleza. Un destino que promete días de ocio y disfrutando del turismo rural en la idílica aldea de masías con el entorno de las montañas de la Aldea Roqueta.

Un encantador conjunto de masías conservadas en un paisaje formado por el valle de la Sierra d’Engarcerán, una zona habitada por agricultores y ganaderos, la comarca de El Maestrazgo se destaca por su excelente estado de conservación recordando antiguas épocas en que fue una de las zonas de mayor prosperidad del Reino de Valencia.

Restos arquitectónicos situados en las poblaciones cercanas a Aldea Roqueta son el testimonio de la floreciente economía en los siglos XV, XVI y XVII. Debido a que la comarca de El Maestrazgo no contaba con buenas comunicaciones se mantuvo asilada y de allí que hoy sigue siendo una zona viva y rica en tradiciones, gastronomía y fiestas.

Y es precisamente en esta comarca de tanta historia y bellezas naturales que se encuentra el Aldea Roqueta, un hotel netamente rural y la culminación del proyecto de rehabilitación de una aldea deshabitada desde 1995, se trata del Aldea Roqueta un alojamiento rural con encanto.


Los huéspedes del Hotel Aldea Roqueta podrán pasear por las calles de esta antigua población, recorrer sus plazas y descubrir los más pintorescos rincones que fueron en el pasado parte importante de la antigua aldea.

En el interior delestablecimiento también el encanto está presente gracias a un diseño funcional y moderno que ofrece habitaciones decoradas individualmente y pensadas para disfrutar de todo el confort, tanto durante el verano como en el invierno.

Un bonito hotel rural, el Aldea Roqueta está situado en una colina ofreciendo a sus huéspedes maravillosas vistas al valle de Serra d'En Galcerán, con suites acogedoras y una piscina natural, además de servicio de restaurante con menú que incluye platos caseros preparados con productos de la zona.

Todas las suites del Aldea Roqueta son insonorizadas y disponen de baño privado, decoración rústica y moderna, zona de estar con sofá, aire acondicionado y calefacción, además de servicio de habitaciones y prensa diaria. La finca en la que funciona este hotel situada en el maestrazgo de Castellón y junto al parque natural del Desierto de las Palmas muy cercano al mar propone una estancia inolvidable respirando la belleza de un lugar único y tranquilo inmerso en un pinar rodeado de campos de almendros.