jueves, 21 de julio de 2016

La ruta del río Borosa, uno de los cursos de agua más caudalosos del Guadalquivir, recorrer una de las zonas más bonitas de las Sierras de Cazorla, Segura y Villas en Jaén. Las aguas rápidas del río Borosa se mezclan con un paisaje de rocas en su cause y un marco de intensa vegetación transforman esta ruta natural en un verdadero atractivo para los amantes del senderismo.

Esta ruta natural del río Borosa comienza en junto al Centro de Interpretación Fluvial del Río Borosa y para llegar al lugar es necesario pasar primero por el Centro de Recepción de Visitantes de la Torre del Vinagre, en la carretera A-319 donde se encuentra el desvío que lleva precisamente al Centro de Interpretación.

Son unos once kilómetros de ruta lineal por lo cual es necesario realizar el camino inverso para volver al punto de partida, quedando entonces en un recorrido total de veintidós kilómetros.


Durante el trayecto es posible contemplar bonitos saltos de agua y varias pozas, recorriendo una zona donde habita abundante fauna y una increíble vegetación de ribera y justo antes de llegar a la laguna existe una montaña llamada Picón del Haza que a su vez es atravesada por diversos túneles sumamente estrechos.

La mayor parte del recorrido se desarrolla por el borde de una de las zonas de Reserva del Parque Natural, un área de máxima protección debido a los valores ecológico que existen en ella.

Este es un recorrido que no tiene dificultad técnica para hacerlo con solo un poco de escollos durante la subida del último tramo, siendo posible realizarla en unas siete horas siendo recomendable no olvidar llevar ropa cómoda, un calzado adecuado y suficiente agua.

Esta es una de las rutas más populares de la zona pero es recomendable evitar los días domingos y festivos ya que los senderistas se duplican en número, no siendo entonces adecuado para aquellos que buscan tranquilidad durante el paseo.

lunes, 11 de julio de 2016

Entre las actividades de turismo rural las Vías Verdes tienen un atractivo especial pues además de recorrer las antiguas vías ferroviarias en bicicleta, representan un gran aventura descubriendo viaductos, túneles, caminos, montañas, valles y pueblos pintorescos.

La propuesta de hoy es descubrir las mejores Vías Verdes del País Vasco que incluyen destinos turísticos inigualables como Álava, Guipúzcoa y Vizkaya y sus antiguos trazados ferroviarios y hasta algunas carreteras en desuso que fueron acondicionadas para circular en bicicleta con seguridad. 

Vía Verde del Ferrocarril Vasco Navarro, Álava

Con una longitud de poco más de ochenta y dos kilómetros la Vía Verde del Ferrocarril Vasco Navarro es una bonita ruta entre el puerto de Arlabán y la localidad jacobea de Estella. Un recorrido interesante que cruza de norte a sureste la provincia de Álava adentrándose por la Llanada y también haciendo un bonito camino por la Montaña Alavesa hasta llegar aTierra Estella.

Vía Verde de Arditurri, Guipúzcoa

Una vía de doce kilómetros que discurre junto al río de la costa vasca, la Vía Verde de Arditurri es una invitación a conocer los bellos paisajes de la bahía de Pasaia pasando por Pasai Antxo o Lezo y el Coto Minero de Arditurri, llegando como final del camino al magnífico Parque Natural de Aiako Harria.


Vía Verde del Urola

Una ruta para recorrer pintorescos pueblos y paisajes de montaña la Vía Verde del Urola tiene una longitud de veintidós kilómetros descubriendo las comarcas del Urola Medio y el Alto Urola, con un entorno natural maravilloso como el de Izarraitz y los montes Irukurutzeta. Esta Vía Verde sigue el recorrido del viejo ferrocarril ya desaparecido del Urola, en un bonito camino que va desde Azpeitia hasta Legazpi, lugar donde en el pasado se hacía el enlace con el ferrocarril costero de los Vascongados.

Vía Verde del Mutiloa-Ormaiztegui

Esta Vía Verde de Mutiloa-Ormaiztegui es una ruta de cuatro kilómetros y medio de origen minero que recorre la montaña y ofrece la posibilidad de obtener maravillosas panorámicas de los valles y la exuberante masa forestar que los rodea. Vía Verde del Plazaola-Leitzaran. Siguiendo la Vía Verde del Plazaola-Leitzaran el visitante recorrerá un maravillosa ruta de cuarenta y un kilómetros siguiendo el camino de un pequeño ferrocarril que fue clausurado a mediados del siglo pasado. Se trata de un recorrido que visita los valles de Leitzaran y Larraun, uniendo las tierras de Gipuzkoa y Navarra.