viernes, 17 de abril de 2015

El turismo rural no solo se nutre de los paisajes y la oferta de actividades al aire libre sino también de los pueblos con encanto que albergan el tesoro de su arquitectura y tradiciones.

Es es el caso de la Villa de Mogarraz, un encantador pueblo de la provincia de Salamanca, situado en pleno corazón de la Sierra de Francia, entre las localidades de la Alberca y Miranda del Castañar.

La estratégica ubicación de la Villa de Mogarraz, en la Sierra de Francia lo ha convertido en un punto interesante dentro de esta zona ideal para el turismo rural, un espectacular espacio que cuenta muy cerca con el Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia y la Reserva de la Biosfera, lo que hace a toda la zona especialmente atractiva para disfrutar de la naturaleza.

La villa de Mogarraz, fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico, junto con otras pequeñas poblaciones de la Sierra de Francia como La Alberca, Mogarraz, Miranda del Castañar, Sequeros, San Martín del Castañar y Villanueva del Conde, de modo que la visita por la zona se hace especialmente atractiva para disfrutar de encantadores pueblos medievales.


Interesante es recorrer las calles de Villa de Mogarraz sobre todo por su estructura urbanística de trama típicamente medieval de calles estrechas y trazado regular, además plazas pequeñas y casas típicas serranas con balcones repletos de flores y fachadas con entramadas de piedra y madera.

Las posibilidades para el turismo rural de toda esta zona son muchas desde los monumentos como la Ermita del Humilladero del siglo XIII, la Cruz de los Judíos, El Calvario, La Iglesia Parroquial y La Torre Campanario, mientras que las propuestas de senderismo existiendo varias rutas como el Camino del Agua que discurre entre la Villa de Mogarraz y Monforte de la Sierra.

Disfrutar de la naturaleza y de los pueblos con encanto como Mogarraz es posible en la Sierra de Francia, además de alojarse en casas rurales con encanto y disfrutar de una escapada de fin de semana conociendo el rico y apasionante mundo rural de España.

martes, 14 de abril de 2015

Ecoturismo en la Isla de Benidorm

Turismo de playa y sol, mar y kilómetros de arena dorada son sinónimos de Benidorm, un destino de vacaciones que atrae miles de viajeros cada año pero que también ofrece una buena propuesta de actividades al aire libre para quienes gustan del turismo rural.

Por ello si eres un entusiasta del ecoturismo cuando visites Benidorm no puedes dejar de hacer una visita a la pequeña isla situada frente a la costa de la ciudad conocida popularmente como la Isla de los periodistas, un espacio natural con un importante interés ecológico, medioambiental y paisajístico.

Diariamente salen excursiones en barco desde el puerto de Benidorm que llevan a los turistas a esta isla que no tiene población estable pero ofrece restaurantes y servicios a sus visitantes para disfrutar de una jornada en contacto con la naturaleza sin dejar el confort de lado.


Si estas vacaciones tienes pensado disfrutar del sol, la playa, el mar y la naturaleza haz ya las reservas online en Gran Hotel Bali de Benidorm, un excelente alojamiento 4 estrellas situado cerca de Playa de Mal Pas donde podrás disfrutar de confortables habitaciones con baño privado y totalmente equipadas, además de un buen relax en su exclusivo spa.

La Isla de Benidorm está a dos millas del Castillo de la ciudad y representa una de las postales más conocidas de esta zona turística, un reclamo para los visitantes que desean descubrir sus bellos paisajes y también conocer algunas de las historias mitológicas relacionadas con su origen al que se se vincula con el gigante Roldán.

Según la leyenda este gigante se enamoró de una bella joven que cayó enferma y solo podía sobrevivir con los rayos del sol, por ello Roldán desesperado pegó un tremendo golpe a la montaña de Puig Campana desprendiendo un gran trozo de roca que formó la isla demorando la puesta de sol por unos minutos hasta que llegó el final de su amada junto a quien murió.

Sin embargo y más allá de la bella historia esta isla es un promontorio terrestre que transcurre por debajo de las aguas del mar desde la Sierra Helada, siendo el sitio elegido por las golondrinas que llegan aquí cada año. Si visitas la Isla de Benidorm podrás hacer un recorrido guiada que lleva hasta la cumbre o bien hacer un paseo en pequeñas embarcaciones que ofrecen visión submarina permitiendo ver la flora y fauna marinas.

Alejada unos 300 metros de la isla está la Llosa que también es un espacio marino protegido y un lugar relevante si lo tuyo es el submarinismo y el conocimiento de los ecosistemas, representando un espacio frecuentado por algunas especies depredadoras y refugio de morenas, sargos y pulpos, toda una aventura para los amantes del buceo y la vida marina.