domingo, 26 de julio de 2015

Espacios naturales de Extremadura

Existen en Extremadura algunas opciones de espacios naturales ideales para los amantes del turismo rural y de la práctica de actividades al aire libre que merecen la pena de ser visitadas.

Veamos algunas opciones de espacios naturales de Extremadura que merece la pena visitar:

Parque Nacional de Monfragüe

Situado entre Navalmoral de la Mata, Plasencia y Trujillo, este gran espacio natural es un punto de interés para los aficionados a la ornitología tanto de España como de Europa, un maravilloso entorno donde es posible encontrar aves como el águila imperial, el buitre negro, la cigüeña negra como también importante colonias de buitres leonados, además de practicar actividades como el senderismo.

Parque Natural de Cornalvo

Encinas y alcornoques rodean la antigua prensa romana de Cornalvo situada sobre el arroyo Albarregas, una instalación que era utilizada en la antigüedad como fuente de abastecimiento de agua para la ciudad Emerita Augusta (Mérida).

Embalse de Orellana y Sierra de Pela

En el entorno de este embalse se encuentra una zona húmeda que forma parte de la lista de humedales de mayor importancia a nivel internacional en tanto que la Sierra de Pela alberga humedales y también llanuras que forman maravillosos paisajes ideales para conocer realizando rutas de senderismo.

Sierra de San Pedro
Esta sierra está ubicada en la zona occidental de Cáceres y es un área de Especial Protección de Aves (ZEPA) además de Zona de Especial Conservación (ZEC) albergando un ecosistema que representa de manera exacta el bosque y matorral mediterráneo en Extremadura. 


La Garganta de los Infiernos

Situada en el famoso Valle de Jerte la Garganta de los infiernos es una reserva natural que comprende las vertientes noroeste de la Sierra de Tormantos y la suroeste de Sierra de Gredos y el río Jerte. Se trata de una zona con numerosos saltos de agua y cascadas y el lugar donde se encuentran las marmitas gigantes de Los Pilones.

Los Barruecos

Un maravilloso entorno natural forma Los Barruecos que cuenta con un espacio dominado por grandes formaciones graníticas que se asientan a la orilla de las charcas que existen en el lugar. También aquí está el Museo Vostell, un antiguo lavadero de lanas construido en el siglo XVII, además de edificaciones romanas y medievales y restos megalíticos de la Hijadilla completan el encanto de este lugar.

Cueva de Castañar de Ibor y de Fuentes de León

Las Cuevas de Castañar de Ibor están formadas por una cavidad kárstica de gran belleza formada por infinidad de delicados espeleotemas de aragonito y calcita, en tanto que las Cuevas de Fuentes de León, situadas al sur de Badajóz, representan un Monumento Natural declarado como tal en 2001y guardan en su interior espectaculares espacios donde abundan las estalactitas, estalagmitas, coladas y sifones.

sábado, 11 de julio de 2015

Espectacular enclave de la Sierra de Gredos bañado por el río Tormes que nos ofrece naturaleza en estado puro. La Sierra de Gredos una sucesión de lagunas, circos, cuchillares, riscos y por supuesto el pico Almanzor con 2592m, hará las delicias de los amantes del montañismo.

En El Barco de Ávila, los senderistas encontrareis en estas tierras una red de senderos muy bien señalizados, que os permitirá descubrir hermosos paisajes.

Las cristalinas y frías aguas del Tormes son el lugar ideal para la práctica de la pesca, charcos, pozas y piscinas naturales de incomparable belleza para deleite de nuestros ojos.

Su patrimonio arquitectónico no se queda atrás, esta villa conserva tres monumentos medievales, el castillo de Valdecorneja, fortaleza gótica del siglo XV, el Puente Viejo, puente medieval del XIII y la gótica iglesia parroquial de la Asunción del XIV.


Merece la pena detenerse y contemplar sosegadamente el Puente Viejo, viendo al poderoso Tormes atravesándolo por sus siete ojos, audaces ingenios de la arquitectura. Por supuesto no me olvido de la parte gastronómica, donde no podemos dejar de probar las Judías del Barco de Ávila consideradas la Reina de las legumbres de Castilla y León.

A pesar de las diferencias de tamaño y forma, su denominador común es que al paladar son mantecosas, muy suaves y finas. Todo un placer para nuestros sentidos. Y después de un día de lleno de actividades, que mejor que los nobles materiales de sus hogareñas casas rurales, para hacer de nuestra estancia en tierras abulenses una experiencia que a buen seguro nos hará volver.

Os recomendamos Vivegredos, conjunto de casas rurales situadas en una antigua aldea de pastores a 5 km del Barco de Ávila, un lugar con mucho encanto para disfrutar de la naturaleza y que no os dejará indiferentes.